Una “nueva” tradición familiar

Galena y yo somos las afortunadas mamás de un niño pequeño. Hace unos años junto con su padre nos planteamos ¿que hacer en estas fechas? Realmente todos los niños reciben juguetes y regalos y no queríamos que Alex sintiera que el era diferente. Entonces nos pusimos a pensar ¿Que podemos hacer?

Inventamos una nueva festividad. En el Solsticio celebramos la Mikra Dionisia, donde honramos el nacimiento del Sol de Invierno. Dionisos. Para esto entre otras cosas adornamos el arbol con dulces, simbolos de nuestros Dioses e hilos de lana rojos y blancos. Le contamos a Alex que el mundo entero está tan contento con la celebración de este evento que los Duendes que cuidan de Dionisos, sus ayudantes, reparten juguetes a todos los niños helenistas para celebrarlo. Hacemos lo mismo, ponemos el árbol y antes de acostarse hacemos un pequeño ritual donde Alex, le deja una copa de vino al Dios, siempre vino dulce. Las mejores uvas que podemos encontrar y le enciende una vela de miel. Entonces leemos el himno de Dionisos y el se va a la cama. Cuando se va, le ponemos caramelos en sus zapatos y colocamos los regalos. Galena y yo después bajamos las ofrendas a la calle para que Alex piense que los Duendes o el mismo Dionisos se las han llevado…. Por la mañana el solo tiene risas y yo se que Dionisos está feliz por ello. Durante todo el invierno le recordamos que el ahora está con nosotros hasta que en Marzo, retorne Apollon.

No se hasta que punto es correcta o no esta adaptación dentro del Helenismo. Nosotras intentamos que Alex acople naturalmente nuestras creencias a su vida sin forzarlo a nada. Creemos que es una buena forma de que el pueda saludar al Dios y celebrar la entrada del invierno, a su manera 😉 Por supuesto esta tradición es libre de copiar 🙂 asi que si te gusta, siéntete libre de usarla y compartirla 

¡Feliz Invierno para todos!

Imagen

Anuncios

Dionisias Rurales

Las Dionisias, famosos festivales al Dios Dionisios, eran celebrados en el Atica de dos formas. Las Dionisias mayores o Grandes Dionisias y las Dionisias Rurales, que eran sin dudas una de las fiestas más importantes en el ámbito rural dentro del ciclo agrario. Plutarco las describe como <<un encuentro popular y alegre, con racimos de uvas, vasijas de vino, machos cabríos, higos secos y sobre todo el falo>>

dionisio_baco[1]

Vamos a hablar de las Dionisias Rurales, que se celebran en el mes de Poseidon (aproximadamente nuestro Diciembre ) la fecha exacta depende del calendario, algunos lo celebran al principio y otros al final del mes, según otros se celebran en Enero. La parte central de la fiesta es una procesión donde se llevan falos y pasteles. No podía faltar una imagen del Dios, rodeada de canciones, bromas y risas por parte de los participantes asi como las obras de teatro y los juegos alegres. 

La visión más completa de esta fiesta en la antigüedad nos la da precisamente una obra de teatro, Los Acarnienses de Aristofanes, que describe detalladamente mas detalle de la procesion.

Phalus-greek-woman

RITUAL PARA ESTA FESTIVIDAD

Este es nuestro ritual, que como siempre es un placer compartir con vosotros. Hemos tomado fuentes para hacer este articulo y este ritual de la web. Gracias Melyna porque siempre tu trabajo es una referencia a la hora de hablar de Dioniso.

El ritual tiene dos partes en griego, tomadas prestadas de Labrys.gr una es una apertura donde se pide a todos los Dioses su bendicion sobre lo que vamos a hacer  y un cierre donde se pide que se mantengan con nosotros y que alejen todo lo que nos impide avanzar.

El himno a Atenea se realiza porque ahora mismo estamos en Atenas. Si estuvieramos en otro sitio tendriamos que cambiarlo, por ejemplo en Madrid seria conveniente leer el himno de Herakles por el vinculo que tiene con el pais. Si estas en un sitio donde haya una deidad local, puedes tambien honrarla en el segundo himno del ritual.

Dionisias Rurales.

Sobre el altar familiar tendremos una copa de vino para libaciones y otra para compartir, la botella de vino debe estar debajo del altar o sobre el suelo, hiedra y dulces. Si es posible uvas. También estará la máscara de Dionisio de ésta época del año.

El agua lustral tiene que ser portada desde fuera del rito hacia dentro por alguno de los participantes o por ti mismo si estás solo. Lo dejarás en el altar y en el meterás el cuchillo sagrado para limpiar el altar y el espacio donde vas a celebrar la ceremonia.

Procesión

Lavate las manos y la cara con el bol de agua que has designado para ello, alejado del altar. Tomalas ofrendas que quieras entregar a los Dioses y llevalas en procesión hasta el altar. Procesión con música. Llevaremos hojas de hiedra como representación tradicional de Diosnisio, así como una vela cada una como representación de las antorchas que portaban las ménades. Colocalas. Enciende una llama para llamar al fuego de Hestia. Cuando la hayas encendido lee el siguiente himno:

 ¡Oh Hestia! Que en la divinal Pilos proteges la sagrada mansión del soberano Apolo! El que hiere de lejos; de tus trenzas fluye siempre húmedo aceite. Ven a esta casa, ven con ánimo benévolo en compañia del próvido Zeus, y al mismo tiempo da gracia a mi canto.

(Himno homérico XXIV)

Purificación

Con un cuchillo sagrado o con tus propias manos toma agua del bol que has traido hata el altar. Purifica las ofrendas y todo lo que está alrededor recitando.

EKA, EKA OSTRIS ALITROS

¡Oh gran señor Apolo, que todo lo purificas! Deja que tus aguas limpien y consagren este espacio sagrado. Por lo que es puro y limpio, aleja de el todo lo profano!

ΑΝΟΙΓΜΑ

Κλύτε ώ Μάκαρες Θεοί, θνητών έξοχοι φίλοι

κραταιόν του Κόσμου στήριγμα,

κλύτε Αθάνατοι Θεοί και χάριν σπονδών

δότε βροτοίς, πάσης παιδείης Αρετήν

μεγίστην ευτυχίαν και περιπόθητον ευδαιμονίαν.

XXXII. A ATENEA, incienso oloroso

Palas unigénita, venerable retoño del grandioso Zeus, divina y bienaventurada diosa, provocadora del estruendo guerrero, furibunda, nombrable e innombrable, celebérri­ma, cavernícola, que frecuentas las escarpadas cimas de las montañas y los umbrosos montes , y tu corazón alegras en los boscosos valles . Belicosa, que hieres las almas de los mortales con desvaríos, doncella que practi­cas el ejercicio, y posees un ánimo que infunde espanto, gorgonicida , que rehúyes el matrimonio, felicísima ma­dre de las artes, excitante, inspirada de delirios alocados contra los malvados y, para los honrados, sana prudencia eres; varón y hembra por naturaleza, engendradora de gue­rras, prudente, de cambiantes formas, serpiente, deseosa de inspiración divina, receptora de brillantes honores, des­tructora de los Gigantes de Flegras, conductora de ca­ballos, tritogenia, eliminadora de desdichas, victoriosa dei­dad, durante el día y la noche, sin cesar, en el último momento. Escucha, pues, mi súplica, dame una paz felicí­sima, abundancia y salud en medio de dichosos momen­tos, ojizarca, inventora de las artes, soberana a la que diri­gen muchas súplicas.

Himnos a Dionisio:

(enciende la vela antes de empezar)

Al llegar al altar se leerán los himnos órficos mientras se le hace una libación de vino detras de cada himno. Se debera intentar despues llevar el vino a la tierra fisica (un parque, etc ) para cumplir con la tradicion de enterrar el vino que tenian los antiguos.

XXX Himno a Dioniso Perfume: estoraque

Llamo a Dioniso de fuerte ruido, que grita evohé , el primero en nacer, de doble naturaleza, engendrado tres veces, señor báquico, rústico, inefable, oculto, de dos cuernos, de dos formas, cubierto de hiedra, de rostro de buey, belicoso, a quien le gritan evohé , casto, que desea carne cruda, trienal, que nutre racimos, cubierto de brotes.Eubuleo, muy sabio, engendrado en inefables lechos de Zeus y Perséfone, deidad inmortal: escucha nuestra voz, bienaventurado, e inspíranos, dulce, irreprochable, con corazón favorable, con tus nodrizas de bellos ceñidores.

XLV Himno a Dioniso Basareo Trienal

Ven, bienaventurado Dioniso, nacido del fuego, de rostro de buey, Básaro, Baco, de muchos nombres, todopoderoso, que te alegras con las espadas y la sangre, y con las castas ménades; que gritas evohé en el Olimpo, de fuerte ruido, transportado Baco, de lanza en forma de tirso, de cólera grave, honrado por todos los dioses y los mortales hombres, cuantos habitan la tierra; ven, bienaventurado, saltarín, llevando a todos abundante gozo.

Se leerá el siguiente texto, cuando se menciona la palabra fuerza, alzamos el pan del Dios:

“Oh, Dionisio, nacido de la pierna del soberano Zeus, hoy nos regocijamos con los dones de la cosecha. De las entrañas de la Tierra nace el vino, rojo como la sangre. Tú que conoces los misterios del evohé y evocas a las ménades con los cantos y la danza, muéstranos en este día sagrado tu brillante rostro. Muéstranos tu fuerza indstructible de vida mientras te preparas para fertilizar la Tierra.

Oh, Rey infinito, renacido de lo subterráneo, adornado de la humedad del invierno y nacido del danzante fuego. “

Quien levanta el falo recita el siguiente texto:

(Himno al Falo de Aristófanes)

¡Oh Falo, compañero de Dionisio, libertino y noctámbulo, que corres en pos de las mujeres casadas, aunque también te gustan las jóvenes muchachas, yo te saludo al fin, ahora que después de cinco años de ausencia vuelvo con alegre corazón a mi pueblo, gracias a la paz que he concertado por mi propia cuenta y que me libra de las preocupaciones de los combates y de los Lámacos!

¡Cuánto más agradable es, mi querido Falo, sorprender a Trata, la linda esclava de Estrimodoro, robando troncos en el Feleo, agarrarla por el talle, levantarla, tumbarla por tierra y quitarle la flor!

¡Falo, mi querido Falo, si tú quieres bebamos juntos y trastornado aún por el vino de la víspera, beberás mañana la copa de la paz y yo colgaré mi escudo junto a la chimenea!

La otra oficiante levanta la copa de vino, mientras la portadora del falo la sostiene. Se liba vino frente al falo del Dios y se recita lo siguiente:

“De la oscuridad surge la divina sangre, que tú, oh poderoso, concedes. Lo dulce y amargo, lo alegre y trágico, como los misterios del vino, nacidos de las profundidades de la tierra. Hoy te honramos, para que bendigas nuestros vinos y nos enseñes a esperar nuestra propia cosecha!”

Brindamos y compartimos la comida, mientras suena la música y bailamos.

LXXXIV. A HESTIA,Incienso oloroso

Soberana Hestia, hija del poderoso Crono, que ocupas el centro del hogar, esto es, donde se encuentra el fue­go perenne y grandioso. A estos sacerdotes de tus miste rios conságralos, te lo ruego, manteniéndolos siempre jó­venes, dichosos, sensatos y castos. Mansión de los dioses bienaventurados y poderoso sostén de los mortales, eterna, multiforme, ansiada y de aspecto de verde hierba. Sonrien­te y afortunada, acepta cordialmente estos sacrificios, in­suflándonos felicidad y una salud dulcificante.

ΚΛΕΙΣΙΜΟ

Χαίρετε ώ Μάκαρες Θεοί

μεθ’ ημών αεί εστέ

κι εσείς μεν ούτω χαίρεσθε

παύσατε νούσους χαλεπάς και λύπες αποδιώξτε.

06_dionysos

 Que disfruteis de la fiesta y que la chispa de la vida que otorga Dionisos permanezca en vosotros durante todo el invierno, hasta que el vino regrese de nuevo en primavera.

EVOHE!!!

Galena y Danae

Alektor, el general

Hace mucho tiempo, en la armada del poderoso Dios Ares, existía un apuesto general ALEKTOR. Como es de suponer, estando tan cerca del Dios Ares, ALEKTOR poseía un gran físico, de gran belleza física en sus facciones, serio, fuerte y leal. Con estos atributos podemos pensar que además de gran belleza física poseía las mejores armas de la armada. Si cerramos los ojos casi podemos visualizarlo, de pie, formando filas, con su cabello negro y portanto su escudo brillante, su bonita armadura y un casco precioso con una gran pluma roja que indicaba su grado.

Ares, había confiado en el para dirigir sus tropas y cada mañana, al amanecer Alektor cumplía su función y hacía lo que el Dios le había mandado, levantar a toda la tropa y asegurarse que los soldados estuvieran aseados, armados y desayunados antes de que el Sol saliera. El Dios no se metía en estos quehaceres pues confiaba plenamente en su general.

Un día fueron a entrenarse. Fué un día muy duro donde hubo mucho trabajo.A las tres de la tarde todos volvieron del campo de batalla al campamento. Alektor siempre era el último por sus obligaciones, ya que tenía que asegurarse que todo el mundo volvía y que todo el mundo cumplía con sus deberes. Cuando llegó al campamento  estaba cansado, sucio, sudado y aunque caminaba recto y firme por su grado, estaba realmente agotado. De camino a su tienda pasaba siempre por la de Afrodita. Ella estaba en ese momento en el campamento en una de sus visitas a las tropas y al Dios de la Guerra. Afrodita,que se sentía curiosa entre los soldados, se asomó a la puerta, lo vio y sorprendida por su belleza física y su fuerza decidió llamarlo dentro de su tienda para darle agua. El entró en la tienda y se sentó. Bebió agua hasta saciarse y cuando se disponía a irse la Diosa le ofreció dejar las armas y tomarse un baño. Se metió en el baño y el agua caliente lo hizo relajarse. Las aguas de Afrodita lo envolvieron y cubrieron de vida. Ahora pensemos un momento ¡Estamos hablando del general de la armada de Ares! Cuando salió del agua su apariencia era increíble. Su pelo negro brillaba y su piel parecía de acero. Su rostro, ahora descansado y relajado parecía aún más hermoso. Afrodita no podía dejarlo marchar así que lo invitó a comer. Nuestro apuesto general no podía decirle que no a la Diosa así que aceptó su oferta y disfrutó de los manjares que los sirvientes de Afrodita dispusieron en la mesa. Comieron, bebieron hasta emborracharse y cuando llegó la hora de la noche Afrodita lo invitó a dormir. Nadie sabe lo que pasó esa noche, pero se sospecha que no descansaron mucho y que ambos disfrutaron de la compañía.

La mañana siguiente fue diferente en el campamento. El sol salió y siguió su curso mientras los soldados dormían a pierna suelta. A las ocho de la mañana, uno de ellos se levantó asustado cuando comprobó no solo que había amanecido sino que el Sol ya estaba bien alto en el cielo. Despertó al resto de los soldados y comenzaron a asearse, comer y armarse. Todo el mundo se preguntaba que había pasado con el general. Alektor cada mañana tocaba su corneta y cada uno sabía lo que tenía que hacer a partir de ese sonido. Esa mañana no había corneta y nadie, absolutamente nadie sabía que había pasado. Los soldados ya formados, solo se preguntaban una cosa ¿donde está Alektor?

Alektor estaba dormido. La compañía de la Diosa y sin duda la interesante noche que debió haber pasado lo hicieron olvidarse de sus obligaciones rindiéndose a los brazos de Morfeo por más tiempo de lo permitido para un hombre de guerra como el.

Los soldados se empezaron a impacientar, pero nadie quería avisar al Dios, al que sólo se podía molestar en casos realmente urgentes. A las 12.00 del mediodía los soldados se empezaron a preocupar. El murmullo era cada vez más alto y la inquietud crecía por momentos por lo que pocos minutos después Ares escuchó los rumores y de un salto, enfurecido desde el centro del campo soló se oyó un gritó:

¿QUE ESTÁ PASANDO AQUI?

Los soldados explicaron lo que había sucedido pensando que quizás Ares había asignado otra función al general.Pero lo cierto es que no era asi. Ares no sabía nada de Alektor y mucho menos que se encontraba en la cama con Afrodita.

ALEKTOOOOOOOOOR

La ira de Ares se disparó.La furia de su fuego más fuerte que todos los ejercitos del mundo se desató y buscó como loco al general por todo el campamento. Sin mucho éxito. Como a las dos de la tarde y ya como última opción entró a la tienda de Afrodita, donde lo encontró dormido aún. La furia del Dios aumentó al ver semejante escena.

ALEEEKKTOOOOOORRRRR

El general se puso de pie de un salto avergonzado pues solo llevaba su túnica y no había tenido tiempo de colocarse su casco, su armadura y tomar su lanza.

El Dios enfadado recorrió la tienda. Lo miró de arriba a abajo. Ares quería matarlo, quería hacerlo trizas y esparcir sus restos por el campamento. ¿Como podía haber sido tan atrevido para pasar la noche con Afrodita descuidando su deber?  Pero entonces se le ocurrió una idea:

“Alektor, como has olvidado tus tareas, voy a transformarte en un animal que hará un sonido que despierte a todos para que no vuelvas a olvidarte que obligaciones tienes y que supone servir en mi ejercito”.

El Dios levantó la mano para ejecutar la sentencia, pero Alektor pidió ser convertido con sus armas puestas, para así mantener un poco de la esencia de lo que el era.

El general se vistió otra vez como acostumbraba. Su armadura relucía con la luz del sol, su lanza le recordaba cuantas batallas había ganado, por último su casco decorado por una magnifica cresta de plumas rojas. Alektor cerró los ojos.

Y cada mañana desde entonces es el primero en despertar. Da igual donde esté, en la montaña y en la ciudad Alektor canta al amanecer con todas sus fuerzas recordando la época en la que era un apuesto general y descuidó sus deberes.

 KIRIKIIIIIIIIIIIII

Las Máximas de Delfos

Atribuidas al Dios, son una base firme en la ética del Helenismo. No son mandamientos, aunque lo parezcan, son solo una guía. Como todo en Helenismo, los dogmas quedan atrás y se trata de entender las cosas para asimilarlas. Yo no los conozco aún todas y durante el tiempo que llevo no me ha dado tiempo a meditarlas e incorporarlas a mi completas, pero las Máximas me han ayudado mucho a darle un cambio a mi espiritualidad y a mi vida personal. Creo que es un buen sitio donde comenzar. Espero que las disfrutéis y las tengáis en cuenta.

Image

  Έπου θεῴ. Obedece al dios.

·  Νόμοις πείθου. Obedece a las leyes.

·  Θεούς σέβου. Respeta a a los dioses.

·  Γονείς αίδου. Respeta a tus padres.

·  Ηττώ υπέρ δικαίου. Sométete a la justicia.

·  Γνῶθι μαθών. Aprende a aprender.

·  Ακούσας νόει. Reflexiona sobre lo que hayas escuchado.

· Γνῶθι σαυτόν. Conócete a ti mismo.

·  Εστίαν τίμα. Honra tu casa.

·  Άρχε σεαυτού. Manda de ti mismo.

· Φίλους βοήθει. Ayuda a tus amigos.

·  Θυμοῦ κράτει. Domina tu carácter.

·  Όρκῶ μη χρω. No te sirvas de los juramentos.

·  Φιλίαν αγάπα. Ama la amistad.

·  Παιδείας αντέχου. Persevera en tu educación.

·   Σοφίαν ζήτει. Busca la sabiduría.

·   Ψέγε μηδένα. No censures.

·  Επαίνει αρετήν. Ensalza la virtud.

·  Πράττε δίκαια. Actúa de modo justo.

·  Φίλοις ευνόει. Sé benévolo con tus amigos.

·  Εχθρούς αμύνου. Aparta a tus enemigos.

·  Ευγένειαν άσκει. Ejercita la nobleza.

·   Κακίας απέχου. Aléjate del mal.

·  Εύφημος ίσθι. Aprende a ser bienhablado.

·   Άκουε πάντα. Escúchalo todo.

·   Μηδέν άγαν. Nada en demasía.

·   Χρόνου φείδου. No pierdas el tiempo.

·  Ύβριν μίσει. Aborrece la arrogancia.

·  Ικέτας αίδου. Respeta a los suplicantes.

·   Υιούς παίδευε. Educa a tus hijos.

·   Έχων χαρίζου. Sé generoso cuando tengas.

·   Δόλον φοβού. Cuídate del engaño.

· Ευλόγει πάντας. Háblale bien a todos.

·  Φιλόσοφος γίνου. Hazte amante del saber.

·   Όσια κρίνε. Estima lo sagrado.

·  Γνους πράττε. Obra de acuerdo con tu conciencia.

·   Φόνου απέχου. No mates.

·  Σοφοίς χρω. Ten trato con los sabios.

·  Ήθος δοκίμαζε. Examina tu carácter.

·  Υφορώ μηδένα. No mires a nadie con desconfianza.

·   Τέχνῃ χρω. Haz uso del arte.

·  Ευεργεσίας τίμα. Honra la buena conducta.

·   Φθόνει μηδενί. No envidies a nadie.

·  Ελπίδα αίνει. Alaba la esperanza.

·  Διαβολήν μίσει. Aborrece la calumnia.

·  Δικαίως κτω. Obtén las cosas justamente.

·  Αγαθούς τίμα. Honra a los buenos.

·  Αισχύνην σέβου. Ten sentimientos de pudor.

·  Ευτυχίαν εύχου. Desea la felicidad.

·  Εργάσου κτητά. Trabaja por lo que es digno de ser adquirido.

·  Έριν μίσει. Odia la discordia.

·  Όνειδος έχθαιρε. Aborrece la injuria.

·  Λέγε ειδώς. Habla cuando sepas.

·  Βίας μη έχου. Renuncia a la violencia.

·  Φιλοφρόνει πάσιν. Muestra benevolencia con todo el mundo.

·   Γλώττης άρχε. Domina tu lengua.

·  Σεαυτόν ευ ποίει. Hazte el bien a ti mismo.

·  Ευπροσήγορος γίνου. Sé amable con todos.

·  Αποκρίνου εν καιρῴ. Responde en el momento oportuno.

·  Πόνει μετά δικαίου. Esfuérzate más allá de lo necesario.

·  Πράττε αμετανοήτως. Actúa sin arrepentimiento.

·  Αμαρτάνων μετανόει. Arrepiéntete cuando te equivoques.

·  Οφθαλμού κράτει. Domina tu mirada.

·   Βουλεύου χρήσιμα. Piensa en lo útil.

·   Φιλίαν φύλασσε. Conserva la amistad.

·   Ευγνώμων γίνου. Sé agradecido.

·  Ομόνοιαν δίωκε. Busca la concordia.

·  Άρρητα μη λέγε. No digas lo indecible.

·  Έχθρας διάλυει. Aniquila el odio.

·  Γήρας προσδέχου. Acepta la vejez.

·  Επί ρώμη μη καυχώ. No alardees de tu fuerza.

·  Ευφημίαν άσκει. Ejercita una buena reputación.

·  Απέχθειαν φεύγε. Evita el resentimiento.

·  Πλούτει δικαίως. Enriquécete de manera honrada.

·  Κακίαν μίσει. Aborrece el mal.

·   Μανθάνων μη κάμνε. No te canses de aprender.

· Ους τρέφεις αγάπα. Ama a quienes te alimentan.

·  Απόντι μη μάχου. No combatas contra aquel que está ausente.

·  Πρεσβύτερον σέβου. Respeta al anciano.

·  Νεώτερον δίδασκε. Enseña a los más jóvenes.

·   Πλούτω απόστει. Distánciate de la riqueza.

·   Σεαυτόν αιδού. Respétate a ti mismo.

·  Μη άρχε υβρίζων. No seas dominado por la arrogancia.

·  Προγόνους στεφάνου. Corona a tus antepasados.

·  Θνήσκε υπέρ πατρίδος. Muere por tu patria.

·   Επί νεκρώ μη γέλα. No te burles de los muertos.

·  Ατυχούντι συνάχθου. Siente compasión por los desgraciados.

·  Τύχῃ μη πίστευε. No confíes en la suerte.

·  Τελεύτα άλυπος. Muere exento de sufrimiento.