Ritual para cerrar y empezar el año civil

Ritual para cerrar el año civil

Nota: Una forma de cerrar el año civil y empezar un nuevo ciclo. Este es un ritual familiar, y por lo tanto está abierto a las modificaciones que quieras hacerle. Esperamos que lo disfrutes. Puedes compartir con los Dioses como ofrenda parte de tu cena, tu vino o lo que desees. Nosotros lo hicimos después de cenar, justo antes del cambio de año.

Apertura

¡Escuchad Oh Bienaventurados Dioses! Excelentes amigos de los mortales, que sois el apoyo sólido del Mundo.

¡Escuchad Dioses Inmortales! Y gracias a las libaciones concedednos de toda enseñanza la Virtud, la mayor dicha que podamos alcanzar y la felicidad que todos deseamos.

Libación de vino.

Oración de Plethon
Que no deje, Oh Bienaventurados Dioses, de deberos gratitud por todos los bienes que he recibido de vosotros bajo el patrocinio del Supremo Zeus. Que no descuide, de acuerdo a mis fuerzas, el bien de mi gente. El servir gustosamente para el bien común, y que pueda considerar esto mi mayor beneficio. Que no sea causa de ningún mal, de aquéllos que nos suelen ocurrir a los humanos, sino de bienes, con todas mis fuerzas, de manera que sea yo también feliz, pareciéndome a vosotros.
*
Libación de vino.

Hestia

¡Oh Hestia! Que en la divinal Pilos proteges la sagrada mansión del soberano Apolo! El que hiere de lejos; de tus trenzas fluye siempre húmedo aceite. Ven a esta casa, ven con ánimo benévolo en compañia del próvido Zeus, y al mismo tiempo da gracia a mi canto.

*Libación de vino

Himno a Museo

Conoce, pues, Museo, el majestuoso ritual y la invocación que, sin duda, para ti es la más importante de todas. Soberano Zeus, Tierra y sagrados resplandores celestes del Sol, divino brillo de la Luna y Astros todos; también tú, Posidón que abrazas la tierra, de obscura cabellera, sagra­da Perséfone y Deméter de espléndidos frutos; Ártemis, flechadora doncella, y asaetador Febo que habitas el divi­no suelo de Delfos, y tú, danzante Dioniso, que tienes los más altos honores entre los bienaventurados; y Ares, de corazón violento, y el sagrado y poderoso Hefesto; y la diosa nacida de la espuma que obtiene gloriosos dones; y tú, soberano de los seres infernales, gran divinidad supe­rior, y Hebe, Ilitía y el valeroso Heracles; a las benefac­toras Equidad y Piedad también convoco, a las ilustres Nin­fas, al grandioso Pan y a Hera, la lozana esposa de Zeus que lleva la égida. También reclamo a la amable Mnemósi­ne, a las nueve Musas sagradas, a las Gracias, a las Horas , al Año , a Leto de hermosos bucles; a la venerable Tía , a Dione, a los Curetes, provistos de armas, a los Coriban­tes, a los Cabiros, y, del mismo modo, a los grandes Sal­vadores, hijos inmortales de Zeus; también a los dioses del Ida, al mensajero de los Celestes, el heraldo Hermes, a Temis, profetisa de los hombres . Invoco, igualmente, a la Noche anciana y al Día que trae la luz, a la Confianza, a la Justicia y a la irreprochable Otorgadora de leyes , a Rea, a Crono, a Tetis de azulado peplo, y tam­bién al gran Océano, juntamente con sus hijas; al grande y extraordinario Atlante y a Eón, al perenne Crono y a la resplandeciente agua de la Estigia; a los dioses amables, y, además de éstos, a la noble Previsión, al Demón benefactor de los mortales, y al nocivo; a los Démones celestes, a los aéreos, a los que moran en las aguas, a los terrenales, a los subterráneos y a los que se mueven por el fuego; también, a Sémele y a todos los participantes en las fiestas de Baco, a Ino, a Leucótea , a Palemón, otorgador de felicidad , a la elocuente Victoria, a la soberana Adrastea y al gran monarca Asclepio que proporciona dulces dones. Y a Palas, la doncella belicosa, a todos los Vientos, a los Truenos y a las regiones del Universo soste­nido por cuatro columnas, apostrofo. A la Madre de los Inmortales invoco, a Atis y a Men , a la diosa Urania, al inmortal y sagrado Adonis, al Principio y al Fin (pues es lo más importante para cada cosa), para que todos ellos vengan propicios, con el corazón alegre, a esta sagrada ce­remonia y a la solemne libación.

XIII. A CRONO

Padre de los bienaventurados dioses y de los hombres, perennemente joven, fértil en recursos, inmaculado, forzu­do, valeroso Titán , que todo lo consumes y, a la vez, lo engrandeces, que posees, por el ancho mundo, vínculos irrompibles. Crono, progenitor del tiempo, Crono elocuente; retoño de la Tierra y del estrellado Cielo, nacimiento, cre­cimiento y disminución, esposo de Rea, venerable Prome­teo, que habitas en todas las partes del universo, patriarca de sinuoso espíritu, poderoso. Atiende nuestras suplicantes voces y, por favor, envía un dichoso final de vida por siem­pre irreprochable.

*Libación de vino.

I. A HÉCATE

Invoco a Hécate , protectora de los caminos, en las encrucijadas, grata, celeste, terrenal, marina, de azafrana­do peplo, sepulcral, y que se agita delirante entre las almas de los muertos; hija de Perses , amante de la soledad, que disfruta con los ciervos, noctámbula, protectora de los perros, invencible soberana que devora animales salva­jes, sin ceñidor en su cintura, y con una figura irresistible; que se mueve entre los toros, dueña guardiana de todo el universo; conductora , joven guerrera, nutridora de jó­venes, montaraz. En conclusión, suplico que asista la don­cella a los sagrados misterios, mostrándose propicia al boyero de corazón siempre alegre.

*Libación de vino.

XXVIII. A HERMES

Escúchame, Hermes, mensajero de Zeus, hijo de Ma­ya, de poderoso corazón, que presides los juegos, caudillo de los mortales, benévolo, fértil en recursos, mensajero ar­gicida ; de aladas sandalias, amante de los humanos, profeta de la palabra entre los mortales, que te complaces en los certámenes y en los engaños astutos , portaser­pientes . Intérprete de todo, que procuras su ganancia a los comerciantes, eliminador de las preocupaciones; que en tus manos posees un irreprochable instrumento de paz, coriciota , afortunado, bienhechor, elocuente, socorredor en los trabajos, afectuoso con los mortales en sus necesi­dades, hábil y venerable arma de la lengua eres para los humanos. Escúchame en mis súplicas, otorgando un noble final de vida en nuestras labores, en el donaire de nuestra palabra y en nuestros recuerdos

*Libación de vino.

LXXII A TIQUE

Aquí te invoco, Tique, con mis súplicas, noble soberana, dulce protectora de los caminos, para la obtención de felices posesiones, en calidad de Ártemis conductora, re­nombrada, vástago de la sangre de Eubuleo, de irresistible deseo. Fúnebre y errática, objeto de celebración para los humanos, porque en ti reside la vida tan variada de los mortales, ya que a unos proporcionas una dichosa abun­dancia de bienes y, a otros, penosa pobreza, proyectando tu cólera con furor. Mas, ea, diosa, te suplico que vengas propicia a mi vida, rebosante de felicidad para el logro de un bienestar dichoso.

*Libación de vino.

Cierre

Salve Oh Bienaventurados Dioses, que siempre estéis a nuestro lado y os llene de alegría esto, cesad las enfermedades y las tristezas alejad de nosotros. YÉNITO!!! . 

Anuncios