Las Anthesterias. El baile entre lo nuevo y lo viejo. La vida y la muerte.

Con motivo de que este fin de semana la Comunidad Religiosa Labrys celebrará el festival de las Anthesterias anual en Atenas, decidí hacer un pequeño artículo acerca de esta festividad que tanta curiosidad provoca, dejando como siempre en nuestros un pequeño ritual ejemplo para que os sirva de guía a la hora de elaborar el vuestro propio.

460175922_145736088f

Recordad que trabajamos en base al calendario y a la tradición Atica. Es bueno incorporar a esta tradición entidades y lugares locales, para honrar el sitio donde estéis viviendo,  por eso sentiros libre de adaptar el ritual de acuerdo a vuestras propias circunstancias personales.

Comencemos…

Las Anthesterias, fiestas dedicadas a Dionisos, se celebran cada año  durante los días 11 al 13 del mes Anthesterion. Existen indicios de que es uno de los festivales más Antiguos que nuestros ancestros nos han legado.

La traducción literal del nombre de esta fiesta es la “Fiesta de las Flores”. Celebramos en ella la llegada de la Primavera, el Nuevo Vino y a los Ancestros.

Primer día, Πιθοίγια.

Πιθοίγια, nombre del primer día de la fiesta,  significa la apertura de los pequeños botes de vino,  estos llevaban guardados un tiempo para madurar ( hay diferentes versiones acerca del tiempo en el que se maduraba el vino desde 1 mes hasta 1 año). La ciudad entera era una fiesta, todas las casas eran decoradas con flores y la familia entera, esclavos incluidos participaban de la alegría.

Una de las costumbres de ese día era coronar con flores a los niños de 3 años en adelante, con las primeras flores de la temporada, también se le regalaban jarritas de vino (Xoas) nuevo, conectando a los niños jovenes con el renacimiento de las flores y de la naturaleza a través de Dionisos, el dios del renacimiento y del desarrollo, de la fuerza de la Naturaleza que vuelve a resurgir.

Los frascos con el nuevo vino eran trasladados al Templo de Dionisos, donde se celebraba el ritual. Este templo se encontraba en el sur del Acrópolis y era el más Antiguo según Tucídides. Este templo estaba abierto solo una vez al año, con motivo de las Anthesterias. Durante el primer día se abrían los “potes” o jarras de vino y se mezclaban con agua tal y como el Dionisos nos enseñó a hacer. Se bebía y compartía el vino, haciendo libaciones a los Dioses para dar gracias por el.

Segundo día, Χοαί.

Conocido como el día Choes (ΧοαίKhoaí)  palabra que significa literalmente “El Vertido”.

Las familias seguían su celebración, vestidas alegremente y visitando a sus conocidos. Se organizaban concursos de bebida para ver quien era capaz de drenar sus copas con mayor rapidez. Se hacían libaciones en las tumbas de los fallecidos.

Hay un episodio especial dentro de este día digno de mención y era una ceremonia secreta y de alta solemnidad.

Una procesión donde el dios Dionisos era transportado al Santuario Dionisos Limnais (λίμναις: lago o marisma). Santuario que solo era abierto para esa ocasión. No tenemos claro donde se encontraba este sitio, ya que no hay referencias de lagos o marismas cerca del Acrópolis, las teorías más acertadas apuntan que era el templo que los actos sagrados se llevaron a cabo en el templo de Dionisos del Boyleuterion, dentro del Agora Ateniense.

Dentro del Templo el Dios tomaba en matrimonio a la Reina (Basilisa). Esta ceremonia, sagrada, secreta y solemne se llevaba a cabo con una mujer (basilisa) que era elegida para cada Anthesteria. Se esperaba de ella que fuera una mujer Ateniense y entre sus obligaciones estaba el tomar juramento a las gerarai ( sacerdotisas de la corte de Dionisos, de cierta edad encargadas de presenciar y guardar el secreto de la ceremonia). Este juramento se tomaba exactamente después de la ceremonia de matrimonio. Entonces, con las gerarai incluidas en la procesión, que continuaba una fase más hasta otro templo del Dios Dioniso donde el matrimonio se consumaba mediante un acto sexual.

Tercer día Cytroi, Χύτροι.

Conocido como el día de los potes o ollas (ese es el significado exacto de Χύτροι) era un día dedicado a los muertos y a los dioses ctónicos. Hay una ofrenda tradicional que consta de trigo, granos de granada, miel, canela, nueces y alguna variación más como la miel según la receta que se entrega a Hermes Ctónico y a los Ancestros (casualmente este plato se sigue preparando en la Grecia actual y se come en Pascua dentro de la Tradición Ortodoxa Cristiana). Todas las ofrendas de este ritual deben ser entregadas y nadie comerá de ellas. Toda la comida que es parte de este ritual es Comida de Muertos. Es bueno entregarlas en un altar ctónico, esto es dentro de la tierra. Es suficiente con escavar un poco en la tierra para enterrar lo que vamos a ofrendar. No hay ningún dios Olímpico incluido en este festival.

Era y es especialmente importante protegerse en este día. Las almas de los muertos vagan libres por nuestro mundo. En la Antigua Hélade parte de estas protecciones eran acordonar los templos con lazos o cordones rojos ( el color de la vida), mascar alguna hierba protectora como pino o ruda y marcar los umbrales de la puerta con algún tipo de resina o carbón.

Debido al carácter ctónico de esta festividad no se autorizaron representaciones de teatro. Aunque si que se continuaban con las celebraciones y los juegos, incluyendo una representación un poco más suave y menos teatral de algunas obras dramáticas.

Al final del ritual, el sacerdote encargado de la clausura sentenciaba el festival con esta orden: Almas de los muertos marchaos! Las Anthesterias han terminado.

 

RITUAL para celebrar las Anthesterias en el día de hoy.

Como hemos dicho podemos dividirlo en dos partes, hay que tener en cuenta que viviremos los dos días sin haber cerrado la ceremonia, ya que la apertura se realiza el primer día y el cierre en el segundo. Durante la primer jornada celebraremos los días Πιθοίγια Χοαί y en nuestro segundo día, celebraremos solo el día para los Ancestros, Χύτροι.

Estructura ritual

Primer día: 

Apertura ritual

¡Escuchadme, Oh Dioses Bienaventurados! Vosotros que estáis siempre cerca de los Mortales y sois el sostén del Mundo!

¡Escuchadme, Oh Dioses Inmortales!

Y por la gracia de las libaciones,  permitidnos a los hombres ver en todas las enseñanzas que recibamos, la virtud que de vosotros viene, la mayor dicha a la que podamos aspirar y la felicidad que solo se encuentra cerca de vosotros.

(Adaptación personal de la apertura a los Dioses que tiene Labrys).

Ofrece a los Dioses una libación de vino tras el himno.

2. Oración de Pletón. 

Que no deje, Oh Bienaventurados Dioses,

de mostraros gratitud por todos los bienes que de vosotros

he recibido y recibo con el patrocinio del Supremo Zeus.

Que no descuide, de acuerdo a mis fuerzas, el bien de mi gente.

El servir gustosamente al bien común,

considerando esto mi mayor beneficio.

Que no sea la causa de mal alguno

de aquellos que a los humanos les ocurren,

sino la causa del bien, con todas mis fuerzas

de forma que yo sea feliz también,

pareciéndome a vosotros.

Traducción de Miguel Bahón para Panolympia. Nosotras aquí usamos el himno de todos los Dioses de Proclo algunas veces.

Ofrece a los Dioses una libación de vino tras el himno.

3. Himno a la Divinidad local (Recuerda adaptarlo a tus circunstancias personales, por ejemplo dentro del territorio español, es Heracles)

Palas, nacida tu sola, noble descendiente del gran Zeus. Divina, aforunada Diosa, que sacudes los ejercitos y tienes un ánimo valeroso. Inefable, ilustre, renombrada, que vives en las cuevas y frencuentas las riberas y las altas cimas de los montes. Y en ellos solazas tu ánimo. Que gozas de las armas, y flechas las almas de los mortales con delirios.

Virgen marcial, que posees un ánimo terrible. Matadora de la Gorgona, que rehuyes del lecho nupcial y eres la Dichosa Madre de las Artes.

Impetuosa, desvarío eres para los malvados y para los buenos sensatez. Femenina y Masculina has nacido, engendradora de guerras, astuta, que cambias de forma, serpiente, inspiradora, honrada siempre con grandes honores, exterminadora de los gigantes de flegreos, amazona.

Nacida en Tritonis, liberadora de los males, Daimon que das la victoria,

Días y noches, siempre en mis horas, escúchame te lo suplico y dame la paz eterna de eterna dicha, felicidad y salud en tiempos felices. Tu Diosa de ojos claros, de amplio saber, muy suplicada señora.

Para Atenea es correcto libar aceite de oliva o vino. Para el resto de los Dioses ofreceremos vino el libación.

4. Himno a Dionisos

Olorosa resina de incienso
Invoco al atronador Dioniso, que lanza su ritual grito, primigenio, de dual naturaleza, engendrado tres veces, so­berano transportado por los delirios báquicos. Agreste, ine­fable, obscuro, provisto de dos cuernos, biforme, cubierto de yedra, de faz taurina, belicoso, que se celebra con gri­tos de júbilo, sagrado; que se complace en la carne cruda, de trienales festividades, adornado con racimos de uva y revestido de tiernas ramas, Eubuleo, prudente, engendrado por la secreta unión de Perséfone y Zeus, deidad inmortal. Escucha, afortunado, mi voz, danos tu aprobación, suave y benévolo, con un corazón propicio, acompañado de tus nodrizas de bella cintura.
Ofrécele al Dios una libación de vino especial ( celebramos precisamente el vino nuevo, podemos intentar buscar un vino que signifique eso para nosotros).
Yo personalmente aquí, lleno otro vaso de vino para mi y lo comparto con el dios, bebiendo y libando un poco mas en el altar. Decoro a mi hijo pequeño con flores y continuamos bebiendo y en ambiente festivo hasta el día siguiente… el día de los muertos.

2º día, celebrando a los Ancestros

Notas: Vestimos de negro, lila, gris, colores ctónicos…
Altar: Ctónico, lo más pegado al suelo posible y si puede ser con un hueco en la tierra para entregar las ofrendas.
Importante: NO COMEMOS NADA DE LAS OFRENDAS ESE DIA, TAMPOCO EL VINO.
La tradición dice que es bueno protegerse de las almas de los ancestros. Puedes ponerte un poco de ruda debajo de la lengua, y cerrar el espacio ritual con un cordón rojo. Algunas piedras como turmalinas, obsidianas y cuarzos pueden ayudarte también.
Y seguimos con el ritual sin apertura, porque aún estamos con el ritual “abierto”.
Himno a Hermes Ctónico
Tú, que habitas el inexorable sendero del Cocito, im­puesto por el destino, que guías las almas de los mortales al fondo de la tierra, Hermes, hijo de Dioniso, que danza con delirio báquico, y de la doncella pafia, esto es, de Afro­dita de ojos vivos, que frecuentas la sagrada mansión de Perséfone, asistiendo a las almas de funesto sino, bajo tie­rra, como acompañante, a las que conduces, cuando les llega el día fijado de su destino, porque todo lo seduces, hipnotizador, con tu caduceo mágico, y de nuevo des­piertas a los que están dormidos. Pues te dio la diosa Perséfone el honor de acompañar a las almas eternas de los mortales por el camino que lleva al ancho Tártaro. Bie­naventurado, envía, pues, te lo ruego, a tus iniciados un fausto final a sus labores.
Termina el himno con una libación de vino tinto al dios.
Himno a Perséfone
Perséfone, hija del gran Zeus, ven, afortunada, unigé­nita diosa, acepta estas agradables ofrendas , veneran­da esposa de Plutón, diligente, vivificadora, que posees las puertas del Hades en las profundidades de la tierra , Praxídice, de agradables trenzas, sagrado retoño de Deo , madre de las Euménides; soberana del mundo sub­terráneo, muchacha a la que, en procreación secreta, engendró Zeus, madre del atronador y multiforme Eubuleo , compañera de juegos de las Estaciones, lúcida, de espléndida belleza, venerable, todopoderosa, muchacha re­bosante de frutos, luminosa, cornuda. Tú sola eres grata a los mortales, que disfrutas en primavera con las brisas que recorren los prados, manifestando tu sagrada figura a los vástagos de verdes frutos, llevada a la fuerza al lecho como esposa en el otoño. Tú sola, Perséfone, eres vida y muerte para los muy sufridos mortales, porque constan­temente todo lo alimentas y aniquilas. Escúchame, biena­venturada diosa, y envíanos los frutos de la tierra, tú, que prosperas en paz, en deliciosa salud y en existencia dichosa que aporta una próspera vejez, soberana, a tu reino y al poderoso Plutón.­
Liba vino tinto para la Diosa.
Ahora, tendrás un papel escrito con el nombre de tus ancestros, los que quieras honrar. Quizás no conozcas los orígenes de tu familia, yo cada año incluyo amigos, ancestros espirituales y ancestros familiares. Lee  los nombres de tu lista en voz alta y finaliza con un ¡Honrados seáis! tira la lista a un pequeño fuego o quémala con una vela.
Si tienes la suerte de poder entregar las ofrendas dentro de un agujero en la tierra es el momento de ponerlas allí. Hazlo de uno en uno y de forma tranquila, reflexionando lo que significa. Si no, quizás puedas visualizarlo. Recuerda no comer ni beber nada durante el ritual.
Cierre ritual. 
Salve Oh Bienaventurados Dioses, que siempre estéis con nosotros, y que así os alegréis, cesad las graves enfermedades y las tristezas alejad. YÉNITO!!! . 
Liba vino para los Dioses y cuando termines di en voz alta y con autoridad:
Kéres! Almas de los muertos marchaos! Las Anthesterias han terminado.
Que tengáis unas buenas Anthesterias!!
Espero que este pequeño artículo os ayude a entender mejor este festival y a celebrarlo.
Los Dioses siempre con vosotros.
Fuentes:
Labrys.gr
Temenos hellenion
Karl Kerenyi Dionisos.
Wikipedia.
Gnosis y experiencia personal.